jump to navigation

Visita a Monterrey del Dr. Peter Singer noviembre 3, 2007

Posted by anamanzana in animales.
Tags: , , ,
2 comments

Me sugirieron que escribiera sobre mi breve y afortunada convivencia con el Dr. Peter Singer.

 

Para poner algo de perspectiva al asunto, resulta que el Dr. Singer escribió un libro llamado “Animal Liberation” por ahí de 1975, y este libro es considerado la “Biblia” (por ponerlo de una forma), para todos aquellos que tenemos un interés en mejorar el bienestar de los animales.

 

Nacido en Australia, de padres judíos que huían de su natal Alemania, es director del departamento de Bioética y es investigador y catedrático de filosofía, en la nada despreciable universidad de Princeton.

 

El encuentro fue en gran parte orquestado por el mismísimo Bruce Friedich, vicepresidente de PETA (People for Ethical Treatment for Animals), con quien tuve la oportunidad de cenar unas semanas antes, y por el interés de diversas personas: algunas lejos de esta ciudad, organizadores del Forum Monterrey 2007 y otras muchas con quienes convivo día a día…

 

Confieso que tuve diversas razones para considerar no conocerlo: la primera porque pienso que aún me falta leer mucho en cuanto a las bases filosóficas que sustentan la causa que defiendo. Ante ese sentido de poca confianza, comencé a tener pesadillas.. en donde el Dr. Singer me invitaba a que hiciera un diplomado en Princeton ¡JA!.. era pesadilla porque ¿cómo explicarle que sería “un poco complicado” ser admitida en la Universidad considerada entre las top 5 en el mundo?. Tenía terror a decir algo muy obvio, a preguntarle lo que toooodas las personas le han preguntado, a parecerle sosa, aburrida o demasiado parlachina., a no entender su acento ¿qué acento tendría? ¿australiano? ¿británico? ¿gringo? ¿mezcla de los 3?.

 

Bien, llegó el “gran día”. Que por cierto, fue lleno de actividades: por la mañana tuve unos talleres para niños de una comunidad en un municipio vecino. A pesar de la felicidad de estar divirtiéndome como enana, no dejaba de sentir un “tic-tac” que me recordaba que se acercaba el momento de pasar al aeropuerto por el Dr. Singer.

 

No puedo dejar de agradecer mi buena suerte de que Mónica E. Pineda, de la organización GEPDA, tuvo el atino de venir desde México DF, para conocer al Dr. Singer… Ya que pensaba constantemente: “moralmente soporta la responsabilidad conmigo”. Con la charla con ella para ponernos al día de nuestras respectivas organizaciones, se disipaba momentáneamente la ansiedad.

 

Llegada la noche, con pequeños letreros, y con risa nerviosa, esperamos en el aeropuerto, hasta que vimos un señor alto, blanco y de lentes, de alrededor de 60 años acercarse a nosotros con una sonrisa.

 

La velada transcurrió de maravilla. Algo tal vez a lo que me aferré, para convencerme “todo va a salir bien”, mientras esperaba ansiosa que se asomara por la sala de “llegadas internacionales” fue, recordar una parte del prólogo del libro Liberación Animal,  que decía que el Dr. Singer es la antítesis del filósofo que “se encierra en su torre de marfil desvinculándose de los problemas reales del mundo y divagando en un lenguaje complicadísimo temas para pensar”. No puede ser más acertada esa descripción de Peter Singer.

 

Bien, pues me sorprendió la sencillez con la que platicó de cuanto tema pasó por nuestras mentes. Contestó de buena gana, seguro que las muchas preguntas que ha escuchado desde 1975. Fue siempre una persona sumamente agradable.

 

No fue difícil notar que sus lentes tenían cinta en una de las “patas” y que su reloj era un Casio digital de no más de $15 dólares…, evidentemente en su mente sus preocupaciones son otras : )

 

A pesar de que su libro puntualiza sobre el maltrato y la crueldad hacia los animales que comemos los animales humanos, y que promueve el vegetarianismo, nos dijo que “viaja tanto que no tiene tiempo para estarle preguntando a la gente qué come” y que aunque prefiere ser vegano (que son los que no comen carne ni cualquier otro alimento derivado de un animal), se adapta y es vegetariano (o sea, sólo no come carne).

 

Creo que cuando me hablan de alguien que es “radical” de forma inmediata lo asocio con “intolerante”. Bien, yo pensaba encontrar en este señor a alguien intolerante, y lejos de cuestionarnos, procuró creo que sin mucho trabajo, un momento muy agradable y jamás demostró alguna intención de juzgarnos, o juzgar a nuestro país en su situación referente a los animales. Ante la información que le dimos sobre la situación de los animales tanto de compañía, como de granja y de vida salvaje en México, Peter Singer se mostró muy atento, e hizo comentarios extremadamente diplomáticos al respecto como: “en países en desarrollo hay demasiadas necesidades que atender”.

 

He conocido en el ambiente en el que estoy, personas que parece sin serlo (espero) que promueven el odio a las personas. Entiendo la angustia que causa el palpar de primera mano el sufrimiento animal, pero aún no entiendo la agresión como vehículo para educar, y concientizar. Me resulta totalmente incongruente que personas que hablan de respeto a todos los animales terminen en acciones de intolerancia y violencia.

 

Este evento, me hizo reflexionar en la forma en la que se han desarrollado las cosas estos últimos meses, y es que he pensado que inconscientemente inicié una búsqueda por los principios éticos y filosóficos del por qué debemos de respetar y proteger a los animales. Nunca fui tan pretenciosa como para siquiera considerar en conocer a uno de los filósofos contemporáneos más importantes. ¡Con leer su libro hubiera sido suficiente!

Anuncios