jump to navigation

Machismo y hembrismo abril 30, 2008

Posted by anamanzana in ética, Sociedad.
Tags: , ,
11 comments

El fin de semana pasado fui invitada a una reunión para festejar a una buena amiga por su cumpleaños. No podía dar crédito a lo que escuchaba en una conversación:

 

“-Ya le dije a mi esposo que mejor contrate a una mujer para el puesto de ventas, (las mujeres) son muchísimo más fáciles de manejar… son más sumisas”.

Otra persona le contesta:

“-Sí… yo por ejemplo siempre he contratado mujeres para ciertos puestos porque cuando les pides que se queden más tiempo, ni “chistan”, en cambio los hombres de inmediato saltan y te piden razones, en cambio… como que las mujeres no piensan, yo por eso prefiero contratarlas, lo único malo es que luego se embarazan y es un rollo…”.

Antes de llegar a esta reunión, había tenido una plática un tanto airada con una amiga que dice “sentirse cansada de querer ser la super mujer que promueven los medios de comunicación”. Esa que es exitosa profesionista que hace presentaciones a directores generales, que tiene hijos, marido, ropa planchada, casa impecable, perro bañao, que en la noche le cose el botón caído a la camisa del pelado, que no tiene panza, que se da tiempo para ir al Pilates, que no tiene celulitis y que siempre está maquillada, peinada y con manicure.

Me explicaba que en su clase de Inglés, otras mujeres del curso, echaron una “porra a las mujeres” porque definitivamente “son las chingonas” en esta carrera en contra de los hombres.

 

Por último se me vino a la mente una charla animada de una chica, que nos explicaba cómo sufrió un percance de vacaciones en otro país, y que en su enojo le dijo airada a la persona responsable de solucionarle su problema “… oiga pero SI SOMOS MUJERES SOLAS.. y estamos lejos de casa”.

 

El concepto de igualdad de género parece no ser bien comprendido aún: los marcos sociales y culturales, crean confusión y a veces también ciertas conveniencias a cada grupo.

La igualdad de género es un concepto MORAL, no un hecho real. Esto quiere decir que por nuestra morfología, hombres y mujeres somos diferentes, sin embargo nos regimos por igual, con una serie de principios básicos y somos sujetos a consideraciones.

 

El machismo es una idea sumamente arraigada en nuestra conciencia colectiva, de tal forma que tanto hombres como mujeres fomentamos estas ideas:

 

“No mijita, no manejes en carretera porque eres mujer”.

“¿y no te da miedo viajar sola?”

“¿Cómo no sabes cocinar si eres mujer?”

“Eres mujer, cuídate, recuerda no hacer cosas buenaas que pareceeen maaalas”

“Ese es un trabajo para hombres”.

“Las mujeres no se expresan así”.

 

Si entendemos y aceptamos ciertas limitantes de género, no en otro sentido sino en el biológico, la creación de “bandos” pierde mucho sentido si nos consideramos miembros de una misma especie que comparte un rol importante como creadores/destructores del desarrollo colectivo.

 

Entonces, las contrataciones laborales, no deberían ser en base al género, sino por aptitudes, actitudes y habilidades, o sea, por las competencias del individuo.

Al quitarnos de la mente este separatismo sexual, la formación de equipos de trabajo sería un poco más sencilla.

 

Tengo la sensación, de que el sentirme más humana que mujer, me identifica con un abanico de posiblidades que hacen ver adentro de mí, las capacidades “ocultas” por un sexismo criado y alimentado desde mi nacimiento.