jump to navigation

Retórica ambientalista, felinos y televisión… mayo 8, 2008

Posted by anamanzana in animales, ética, General, Medio Ambiente.
3 comments

Hace unos días tuve la oportunidad de ver por televisión un reportaje, referente a una exposición en un museo de México D.F. con el tema: felinos salvajes.

Como ahora toda referencia al medio ambiente tiene toda mi atención, hice una pausa para analizar el mensaje del reportaje.

Bien, el formato es como los de toda televisora local, pero lo que me desilusionó fue el contenido y la forma en la que abordaron el tema.

Mi primer gran desilusión fue escuchar y ver en entrevista a un “guía” del museo, vagamente preparado y con un mal uso del lenguaje. No quise imaginármelo en su rol de educador ante cientos de niños que visitan el museo, como parte complementaria a su formación en el aula.

El segundo punto desfavorable, fue la escasez de información concisa y relevante. El guión me recordó el famoso ensayo de “LA VACA”. Algo así como “La vaca nos da leche. La vaca come pasto”.  Creo que ya muchas personas conocemos los aspectos generales de los felinos salvajes, y considero de poco valor explicar a la audiencia que “son grandiosos depredadores” o que “habitan en los bosques y selvas”. 

Mi última queja se basa en que el reportaje terminara con la retórica de “.. y todos somos responsables de que estos animales tan hermosos no se extingan, por eso hay que hacer conciencia y respetarlos”. Fin de la transmisión.

Me imaginé cuántas personas de esa gran ciudad o de la ciudad donde vivo, entiendieron gracias al reportaje, cómo su vida se entrelaza en algún punto con un león africano, o un ocelote. Con la existente competencia de medios, contenidos y canales de televisión por cable, ignoro cómo es posible que los productores no tengan el cuidado de asegurarse que los guionistas hagan un poco de investigación. Aunque, como una bióloga amiga mía sabiamente dijo: “hay que considerar que todo lo ecológico está de moda”.

Pensando que esos 4 minutos de reportaje hubieran tenido el objetivo de llegar más allá del mínimo esfuerzo… creo que de inicio les hubiera sido poco complicado encontrar información, menos si son apoyados por el personal del museo, que asumo que tienen un gran interés en informar y educar. 

He aqui algunas pistas de cómo podemos ayudar a las 38 diferentes especies de felinos salvajes, de las cuales 6 habitan en territorio mexicano.

Tal vez deberíamos de comenzar por informarnos qué es lo que los amenaza y los pone en peligro de extinción.

Las principales son:

– La destrucción de su hábitat.

– La caza ilegal para obtener su piel y otras partes de su cuerpo.

– La captura ilegal para su venta como “mascotas exóticas”.

En otras palabras ¿qué está al alcance de nuestras manos para que no se extingan?.

No contaminemos.. de más. No podemos negar que por el sólo hecho de existir, cada uno termina su vida en este planeta formando una pila de basura, así que con la tecnología actual pensemos en minimizar al menos nuestra contribución generosa a la contaminación, y eso se logra al evitar la cultura del desperdicio: no usar agua de más, no usar el auto de más, utilizar el transporte colectivo, caminar más, no crear basura de más: reusar, y reciclar. Utilizar aparatos eléctricos que aseguren un consumo mínimo de energía, apagar todo aparato eléctrico o elemento que requiera energía eléctrica que no se utilice. No necesitamos ir con serruchos a tirar árboles para destruirles los bosques o selvas a estos y otros seres: consumir mucho más recursos que los que necesitamos de forma personal es la raiz de la mayoría de nuestros males ambientales. Y si tenemos la oportunidad de visitar sus hábitats, es vital no dejar basura.

No los compremos. Si se nos ocurre la loca idea de que necesitamos un león o un puma enjaulado en casa, pensemos dos veces sobre éste dato: un ocelote o un jaguarundi (ambas especies existentes en México) requieren de 1000 hectáreas para realizar sus actividades normales. Me es extremandamente desagradable el espectáculo de gente que paga por tomarse fotos con leones cachorros mantenidos en pequeñas jaulas en tiendas de “mascotas”.  Simplemente ¡no lo hagamos!. 

Las tiendas que lucran con este tipo de animales generalmente muestran su papelería y permisos en orden para vender felinos salvajes y otras especies, pero recordemos que generalmente las leyes van años atrás de la argumentación ética que debe regir referente al trato y consideraciones de muchas actividades que se llevan a cabo en la actualidad.

Esto es: una cosa es que sea legal,  y otra muy diferente es que sea éticamente correcta.

Comprueben por sí mismos los conocimientos que tienen las personas que atienden y dan información sobre un león o un tigre que está a la venta, por lo que he escuchado y presenciado: es nula. Sólo saben informar sobre el precio, decirte que son carnívoros (duh), y que tienen todos sus papeles en regla.

Denunciemos y apoyemos inicitivas de mejora de leyes. Las leyes referentes al tráfico y comercio con especies salvajes no son aún lo que esperamos 😦 pero si no mostramos interés por el tema, seguiremos con áreas grises legales. Desgraciadamente existen muchos intereses personales, y pocos abogados que hacen sinergia con biólogos o expertos en el tema, sin embargo poco a poco organizaciones internacionales como la IFAW (www.ifaw.org) comienzan a poner en la mira a los países con las peores prácticas en sus consideraciones y leyes hacia sus ecosistemas y la vida salvaje.

Difundamos. Si la charla lo permite, podemos compartir este tipo de información con otras personas. A veces falta que alguien nos dé un poco de información para tener en nuestra conciencia algo que antes ni siquiera sabíamos que existía o sucedía.

Hace una par de semanas fui a un colegio dar una charla titulada “Dependen sólo de tí: animales de compañía”. Inicio por lo general hablando de las diferencias de los animales de compañía y los animales salvajes. La audiencia eran niños y niñas, entre 7 y 8 años.  

Cuando les pregunté “en dónde vivían los animales salvajes” un niño entusiasta levanta la mano y grita muy contento:  “¡En el circo!”.

😦

Anuncios