jump to navigation

Conferencia Nacional de los Derechos de los Animales 2008 y la diversidad ideológica. septiembre 7, 2008

Posted by anamanzana in animales, ética, Medio Ambiente, Sociedad.
Tags: , , , ,
3 comments

 

“- ¿.. y usted está de acuerdo con esos de PETA[1] que vuelan edificios?-“. Me preguntó el oficial de inmigración en el aeropuerto de Detroit, Mich. Entendí que no era ninguna broma y contesté:  -“Señor, yo sólo creo en los medios pacíficos y mi interés en el tema de los derechos de los animales es académico”.

Ahí inició oficialmente mi experiencia al evento anual sobre derechos de los animales organizado por FARM (“Farm Animal Reform Movement” o Movimiento de Reforma de los Animales de Granja) en Washington DC.

Este evento anual congrega activistas de los derechos de los animales, así como de otros movimientos como eco-feministas, ambientalistas, anarquistas, anti-religión y anti-racismo.

Resultó interesante identificar a cada persona dentro de cada movimiento. Algunos revelaban su pertenencia ideológica con su forma de vestir[2] , sin embargo por más radical que resultara, todas las personas con las que interactué se mostraban interesadas en explicar el por qué de su movimiento. Investigar y dialogar ayuda a diferenciar el extremismo irracional, de las ideas radicales. Lo primero es lo que conocemos como fanatismo, y lo segundo son propuestas y posturas bien definidas de ciertas ideologías.  

Las conferencias mostraron el panorama complejo entre la huella irreversible del ser humano en el planeta: el sufrimiento y exterminio de animales salvajes, el sufrimiento y masificación de la producción de los animales utilizados como alimento para los humanos, la contaminación y deforestación, así como las necesidades económicas y políticas de países y grupos de poder.

Pero no todo fue quejas e imágenes de la creatividad del hombre para utilizar a los animales según sus intereses y permitir en aras de la economía y el progreso local cualquier cantidad de atrocidades. [3]Una solución que aparentemente unía a la mayoría de las ideologías era el cambio en la alimentación: dejar de comer productos  de origen animal y comenzar una dieta vegana[4], ya que existen evidencias de que la industria de la carne es la que más contribuye al calentamiento global por su efecto en la emisión de gas metano, el uso extensivo de granos para alimentación del ganado, la degradación del suelo por pastoreo, la contaminación de los mantos acuíferos y los grandes requerimientos de agua para el ganado, así como la devastación de bosques y selva para su uso posterior como tierra de pastoreo.[5]

El número de propuestas para cambiar la cultura alimenticia actual eran variadas: recetarios y cursos de cocina vegana en DVD’s, gimnasios que blandían orgullosos publicidad de sus atletas de alto rendimiento, con nutriólogos y entrenadores de filosofía vegana, alimento vegano para perro, así como helado y todo tipo de postres.

Sin duda alguna, el veganismo se podría traducir en pocos años en un mercado muy rentable de productos y servicios.  

Y para muestra de esto: los precios de los buffets para el evento en el hotel sede subieron de precio por NO utilizar productos o subproductos animales. Básicamente el menú consistía en tofu, humus, soya y cualquier variedad de otros productos vegetales, granos y frutas. Irónico pero comprar un combo en Burger King resultaba mucho más barato (hasta un 60%) que desayunar fruta.

Es necesario cuestionar y monitorear cada una de estas corrientes, ya que algunas como lo ha mostrado la historia, podrían convertirse en prácticas a gran escala o den pié a iniciativas legales. Sin lugar a dudas, aprovechar estos foros como fuentes de discusión y diálogo, aunado a la comunicación globalizada ayuda a generar crítica y propuestas con mayor rapidez. Cada vez parece más evidente que las sociedades informadas, con convicciones en dialogar, discutir y probar prácticas orientadas a una mejora colectiva pueden lograr más que visualizándose a sí mismas como grupos de islas en el mar llamado “no sé, no opino y alguien haga algo”.

 


[1]PETA: People for Ethical Treatment of Animals- Personas por un trato ético de los animales www.petaenespanol.com

 

[2] Camisetas, pins, gorras con mensajes alusivos como: “Go Vegan” (Sé vegano), “Fight like a girl” (Pelea como niña), “God Yes Religion No”(Dios sí, religión no).

[3] Lo que más me afectó fueron dos cosas: el uso de organgutanes hembra como prostitutas exóticas en Asia, y el cruel maltrato físico y psicológico de forma sistematizada y legal hacia los elefantes en la India. A éstos últimos los utilizan como animales de trabajo principalmente en la deforestación, aún con graves fracturas hasta que literalmente mueren trabajando; los “doman” golpeándolos con un garfio, y cuando “cazan” a un elefante bebé, terminan generalmente matando a toda la familia ya que la madre y los demás defenderán hasta la muerte a su cría.

[4] Alimentación vegana: Excluye de su dieta cualquier producto animal.

[5]  Steinfield, H., Gerber, P, et al. The Livestocks Long Shadow. Environmental issues and options. (2006) FAO Roma.

Anuncios